HABILITACIÓN EN
SEGURIDAD PRIVADA

En España, para ser personal de Seguridad Privada hay que habilitarse a través de la Unidad Central de Seguridad Privada, organismo dependiente del Cuerpo Nacional de Policía.

La figura del Vigilante de Seguridad lleva muchos años en nuestro país, antiguamente  se conocían como Vigilantes Jurados o Guardas de Seguridad, dependiendo de las funciones que desempeñaban eran denominados de una manera u otra. Con la aparición de la Ley 23 en 1992 y el desarrollo del Reglamento de Seguridad Privada publicado en el BOE de 10 de enero de 1995, se implanto finalmente la denominación que actualmente existe: vigilante de seguridad.

Por tal antecedente, todavía hay personas, sobretodo ciudadanos de a pie, no relacionados con la seguridad que siguen llamando a los Vigilantes de Seguridad, Vigilantes Jurado.

Actualmente no solo está legalmente vigente la figura del Vigilante de Seguridad, si no que dentro de sus especialidades se encuentran la de Escolta Privado y Vigilante de Explosivos.

En España, el personal de seguridad privada, sólo puede ser contratado a través de una empresa de seguridad. Además, actualmente, dichas empresas pueden ser contratadas por la administración pública para que sus vigilantes actúen en coordinación, y siguiendo órdenes e instrucciones de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en distintas tareas, como la vigilancia del perímetro exterior de las cárceles, o servicios de seguridad en vía pública.

Para la habilitación del personal de Seguridad, hay unas convocatorias anuales en las que los aspirantes deben inscribirse previamente, para poder examinarse. Los requisitos de cada habilitación podrá verlos pinchando en el contenido del curso. Tanto los requisitos como las fechas de las convocatorias o el contenido didáctico de cada curso, están regulados por la normativa vigente.

Estos cursos deben ser impartidos por un centro acreditado por la Unidad Central de Seguridad Privada, como es CEP Cervantes.

¿Tienes alguna duda? ¡Escríbenos!

3 + 15 =